Hoy hemos probado la alubia verde y la sandía

Hoy Kerman tiene 7 meses y 5 días, y en casa de los abuelos ha comido alubia verde y sandía de postre.
La hamburguesa nos la hemos saltado, porque estaba bastante saladica.
Es increíble lo que puede evolucionar un bebé en sólo dos semanas, desde que empezó a probar otra comida que no fuese la teta (leche materna, vamos).

En 14 días hemos observado como va controlando mejor el llevarse algo a la boca, en agarrar trozos de distintas formas, en disfrutar de la atención de los demás mientras mastica o escupe trocitos de comida, como si lo hubiese hecho durante meses…

En sólidos semanas hay una gran diferencia en como agarra los trozos de comida, con mucha más delicadeza, sin estrujarlos demasiado, manejando los escurridizos por la mesa de casa o por la bandeja de la trona de casa de los abuelos.

20140511-194053.jpg

20140511-194718.jpg

20140511-194757.jpg

La alubia verde le ha resultado muy fácil de agarrar, y es más fácil que no se quede demasiado cocinada, por lo que la textura es adecuada para que no se le escape ni la estruje.
Con casi todo lo que ha probado ha puesto cara rara… 🙂 aunque no sabemos seguro si esta vez ha sido por el sabor o porque se le ha ido un trozo de alubia hacia la garganta y le ha sorprendido un poco…

Hemos probado a ponerle una tapa de tupper como plato. Los platos de niños al ser de colores no sirven en absoluto: efectivamente va primero a por el plato, ¡mucho más interesante que la comida!
Pero con la tapa tampoco ha ido mucho mejor… Al rato la ha cogido y se ha puesto a jugar con ella.

20140511-194705.jpg

Esta vez dedicaba más rato a masticar cada alubia que se llevaba a la boca, a moverlo con la lengua de un lado a otro… Normalmente ha acabado escupiendo todo lo que entraba, aunque creo que mañana encontraremos alguna muestra de alubia en los pañales ^_^

De lo que más he disfrutado es de ver como empieza ya a manejar sus deditos. Con un indicio de hacer la pinza, ya no abre y cierra el puño en bloque sino que empieza a saber manejar pulgar, índice y corazón.

De postre, sandia. En realidad el primer día que vio y probó sandia fue ayer. La diferencia era que los trozos de ayer eran más gruesos y cortos, con forma piramidal. El de hoy era más como una rodaja a su medida.
La pega era que se le quedaba la rodaja pegada a la bandeja, sin embargo, se las ha apañado muy bien para moverla por la bandeja, empujar la hacia los extremos, y conseguir así meter sus deditos para poder agarrarla finalmente, ¡con un gesto de triunfo que nos ha dejado a todos con la baba colgando!

Es desde lejos con la comida con la que le hemos visto disfrutar. (El segundo lugar esta reñido entre los espaguetis, el filete de ternera y el pollo).
Ha dedicado un buen rato a saborear su rodajita de sandia, cambiándola de posición para darse cuenta que lo más gustoso era la parte roja y blandita, buscando formas de agarrarla cuando se le caía… Enseñándola a los demás como diciendo ‘mira mira lo que tengo!’.

Viéndole disfrutar así con la comida y viendo como evoluciona es cuando nos reafirmamos en haber acertado con el método ACS.

Seguiré contando como va mi peque con sus descubrimientos… ¡Espero que sirva a muchos indecisos!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *