Un ratito con el grupo de crianza de Amabizia ha sido un gran desahogo

Kerman está a poco de cumplir 9 meses, y dentro de mes y medio ya estará en la guarde. Eso me tenía preocupada, porque pensaba que para estas fechas ya sería un poco más independiente de la teta, que comería algo más, que tomaría menos teta, o aguantaría más sin ella…

Creo que esta situación me había hecho estar también más preocupada a la vez con otras cosas, como si se caerá de la cama ahora que ha comenzado a reptar hacia adelante (antes sólo lo hacía hacia atrás). O si conseguirá dormirse sin teta si algún día tengo que dormir fuera por el trabajo…

El tema de dormir con la teta me estaba pinchando un poco, más que nada por comentarios de fuera… Y para colmo me había empezado a morder a veces cuando toma teta, sin hacer mucho daño porque aún no tiene dientes, pero creándome una preocupación más ‘pal cuerpo’.

Hacía mucho que había oído hablar de los grupos de Amabizia, y ya había ido a alguna charla organizada por la asociación, como la de Ibone Olza, pero por una o por otra, al no llegué a incorporarme a ningún grupo. Hasta hoy.

Ha sido sólo una cata, porque es la última semana antes de descansar el verano, pero sólo con un par de horas con algunas de las madres y padres que hoy se han reunido en el Grupo de Crianza, me ha servido para despejar un puñado de dudas y quitarme realmente un peso de encima.

Así que dejaré de preocuparme porque Kerman se duerma siempre con la teta. Seguiré dándole teta siempre que la reclame, y si es para dormir, pues también. Los niños son muy adaptables, y si está mamá, querrá teta. Pero si sólo está papá, o está en la guarde, pues dormirá cuando ya esté cansado. Puede que le cueste un poco al principio, pero lo hará sin problema, y yo confío en él.

Puede que muerda alguna vez cuando toma teta, a todas las que estaban en el grupo les ha pasado. A una sólo cuando le iban a salir los dientes, y luego nada. Otra lo pasó mal cuando su chiquito ya tenía algún diente y le hacía una especie de rozadura muy molesta que luego curó… pero todas siguen hoy con el pecho.

Si Kerman está muy kamikaze, quizá acabemos echando los colchones al suelo, pero puede que aprenda como otro nene que había allí, a bajarse con cuidado de la cama, incluso antes de empezar a andar…

Puede que parezcan preocupaciones vanas las que tenía, porque mi hijo no está enfermo ni tiene ningún problema. Sin más eran algunas cuestiones que pajareaban por mi cabeza, pero ahora se han despejado. Y hoy dormiré, la verdad, más a gusto. 🙂

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *